One moment …

EN ES
0

Cosas para hacer en 1 día en Soria

Soria es una ciudad a la que siempre le ha acompañado un halo de misterio.

Por su posición alejada de las principales vías de comunicación, su clima extremo, su escasa población o sus inmensos pinares, Soria ha sido más un destino de eremitas, poetas y montaraces hasta bien entrado el siglo XX. Si bien poco o nada se puede hacer con respecto a su clima o a su secular despoblamiento, ahora las cosas han cambiado bastante y es más bien fácil acercarse a Soria para pasar un fin de semana, lo cual es bastante recomendable dicho sea de paso.

En este post vamos a plantear un recorrido a pie de unos 8km por la ciudad de Machado y de Bécquer; y a la que la banda de rock Gabinete Caligari cantara loas en los ochenta. Un recorrido perfecto para una escapada en Soria, o también para aprovechar un día en la Capital Soriana si se está en la provincia. 

Os copiamos aquí el itinerario y os lo explicamos paso a paso posteriormente. Esperamos que os decidais a hacerlo (es unpoco largo, pero merece realmente la pena)

 

 

Comenzaremos nuestro día tomando fuerzas, o sea, desayunando en Mantequerías York. Para los que no lo sepan Soria es un templo a la mantequilla, y su mantequilla dulce (azucarada) cuenta con Denominación de Origen. De todos modos en este establecimiento hay tostadas, churros, bollería y repostería suficiente como para abarcar todos los gustos a la hora de acompañar un buen café… Una opción mucho menos tradicional y no muy lejos de York podría ser Lolita Market Café, con jóvenes pero no menos serias propuestas matinales de desayuno y brunch, o de cervecería y cocktail para el resto del día.

Iniciamos nuestro paseo cruzando la Plaza Ramón Benito Aceña, sitio a tener en cuenta posteriormente porque es uno de los centros neurálgicos del tapeo soriano, zona bien conocida como el “Tubo estrecho” o Plaza Herradores. De todos modos olvidando su aspecto lúdico, la plaza bien valdría una visita por hallarse en ella el Palacio de los Ríos y Salcedo y la Casa de la Inquisición.

Calle_en_Soria.jpg

A continuación subiremos la calle Numancia (sobre plano ésta sale hacia el norte) y nos dirigiremos a la Iglesia de Santo Domingo. Se trata de un magnífico templo románico del siglo XII declarado Monumento Histórico Artístico en 1931 y de clara inspiración en la fachada de Nuestra Señora de Poitiers.

De allí iniciaremos la ruta hacia las márgenes del río Duero por lo que primeramente nos encaminaremos a la Concatedral o Colegiata de San Pedro, un extraordinario edificio que incorpora, dependiendo de sus diferentes áreas, el estilo románico (sobreviviente de la iglesia monacal del siglo XII que se desmoronó en el siglo XV durante unas obras), el renacentista y el barroco. Por supuesto el claustro sí que es románico y es muy recomendable visitarlo así como el Museo Diocesano.

Concatedral_Soria.jpg

El recorrido de nuestra escapada continúa. Cruzamos el río Duero para acceder a lo largo de su ribera al Monasterio de San Juan de Duero, al de San Polo y a la Ermita de San Saturio. El primero es del siglo XII con un indescriptible claustro sin techumbre, considerado uno de los más bellos de occidente. El segundo, rodeado de vegetación, es del siglo XIII, de origen templario y del que solo queda la Iglesia. El camino continúa en un bello marco arbolado a lo largo de la margen izquierda del río hasta la Ermita de San Saturio, situada en un alto sobre unos roquedos que se asoman sobre el Duero y que están enfrentados a la ciudad, aunque ésta no se ve por estar en la parte alta del otro lado del cañón. La ermita es barroca del siglo XVII (aunque de aspecto sobrio exteriormente) y bajo ella existe una cueva en la que se supone vivió y estuvo enterrado San Saturio y que es objeto de veneración de manera especial en la romería que se celebra aquí el día 2 de octubre.

boveda_Soria.jpg

Es tiempo ahora de cruzar el río y de regresar a la ciudad. Muy probablemente ya tengamos hambre, así que dependiendo de la hora, podemos tapear, comer o ambos. Si es hora de comer lo primero que nos vamos a encontrar al cruzar el río es el Parador Nacional de Soria, ubicado en lo alto de una colina con magníficas vistas sobre el Duero. Pero si es hora de tapear deberemos dirigirnos a la zona de la Plaza Mayor (Mesón Castellano), la de San Clemente (Casa Poli, Bar Patata) y la antes mencionada Plaza de Ramón Benito Aceña (Restaurante Iruña, la Antigua Casa Apolonia y los bares Feli, Capote, Herradores, La Gula y Olé). Muy cerquita de nuestro punto de inicio está el más que tradicional Vinos Lázaro o el bar Torcuato.


Estando ya en esta zona podemos comer en el restaurante Iruña o en el Mesón Castellano, aunque una opción muy joven puede ser la Crepería Lilot y si la idea es desplazarnos podemos regresar al Parador Nacional o a Monte Valonsadero.

Para la tarde podríamos acercarnos al Museo Numantino y/o a la Alameda de Cervantes (se ubica enfrente del Museo). Si somos más de largas sobremesas quizás sea tiempo de café y copa en Lolita Market.
Como decía el poeta: “caminante, no hay camino, se hace camino al andar”… Y eso es precisamente lo que habremos hecho, disfrutar de un magnífico día de camino… ¡en Soria!

Si quieres disfrutar de un viaje en el Burgo de Osma y aprovechar para aosmarte por Soria, te recomendamos esta escapada en Soria (provincia) con base en el histórico Burgo de Osma. 

Podéis tener más información de Soria y sus atractivos turísticos en este enlace a la web de turismo de Soria.  

Esperamos que disfrutéis del viaje y de todas la magia y gastronomía de la capital Soriana.

Post preparado por Raúl Buendía

Si te ha gustado este post te recomendamos este post con las mejores cosas para hacer en Segovia.

×

Su plan de viaje está vacío.