One moment …

EN ES
0

Cosas para hacer en un día en Burgos

Seguimos con nuestra serie de posts para escapadas en Castilla León

Si hace unos días mostrábamos las mejores cosas para hacer en Soria y también las mejores cosas para hacer en Segovia, hoy es el turno de Burgos. 

Burgos es un enclave estratégico de la meseta norte de Península Ibérica desde tiempos remotos, pero es después de la fundación de la Corona de Castilla cuando adquirió gran relevancia como villa de acceso comercial a los puertos del Cantábrico (especialmente para la exportación de lana) y debido también al tránsito a través de la urbe de los peregrinos que hacían el Camino de Santiago, de ahí el surgimiento de su magnífica Catedral para dar cobijo físico y espiritual a los viajeros.


A continuación os proponemos una ruta para pasar el día caminando en el centro de Burgos. No serán más de 3km así que si al final del recorrido quisiéramos pasear un poco más habría tres opciones a tener muy en cuenta: el más recomendable, caminar hacia el oeste hasta el Monasterio de Santa María de las Huelgas (a 2km desde la Plaza Mayor) y proceder a visitarlo. En dirección contraria, siguiendo el río desde el centro de la ciudad hacia el este estaría la Cartuja de Miraflores (a 4km). La opción más sencilla, sin salir del centro de la ciudad, sería pasear “arriba y abajo” junto al río por el célebre Paseo del Espolón.

Este itinerario es perfecto para disfrutar de la ciudad durante una escapada en Burgos

Nuestra propuesta de escapada sería la de arrancar el día con la dosis de energía que proporciona un buen desayuno. Si estamos en el entorno de la catedral podemos desayunar en un ambiente más joven en Viva la Pepa y si es la Plaza Mayor la que nos pilla más cerca, podremos hacerlo en un local más tradicional, la Confitería Juarreño. Entre ambas opciones tenemos una cafetería con un gran sabor tradicional también, siendo la más antigua de Burgos, el Café España, en la calle Laín Calvo, 12.

Catedral_de_Burgos.jpg


Posteriormente, una vez prestos a caminar, deberemos dirigirnos a la Catedral para subir desde allí unos 600m hasta el Castillo bordeando por la izquierda la Iglesia de San Nicolás de Bari (la cual se alza detrás de la Catedral) y disfrutar de las extraordinarias vistas que se disfrutan de toda la ciudad desde su Mirador (una superficie balconada de forma circular ubicada un poco más abajo del Castillo). El templo que se ve justo debajo del citado Mirador es la de iglesia de San Esteban, de principios del siglo XIV y que en la actualidad alberga el Museo del Retablo.

plaza_Burgos.jpg


A continuación descenderemos hasta la citada Iglesia de San Nicolás y de allí hasta el Arco o Puerta de Santa María antes de proceder a visitar la Catedral. La Iglesia de San Nicolás, del siglo XV, se encuentra perfectamente restaurada y su retablo mayor es una de las grandes obras del renacimiento castellano. En el bellísimo Arco de Santa María, del siglo XV, declarado Monumento Histórico-Artístico Nacional, hay una escalera que da acceso a su interior el cual vale la pena visitar, especialmente la Sala de Poridad (o del Secreto) que cuenta con un célebre artesonado mudéjar, y que fue sede del concejo Burgalés hasta 1780.
La impresionante Catedral de Santa María de Burgos, del siglo XIII, declarada Patrimonio de la Humanidad, es uno de los grandes templos góticos de la Cristiandad y se inspira fundamentalmente en las catedrales góticas del norte de Francia (París, Reims y Bourges). La espectacularidad del exterior no lo es menos en el interior y por ello recomendamos hacer una visita guiada para poder una mejor comprensión de cómo con el paso de los siglos grandes artistas fueron dejando a su paso constancia de su excelsa obra en los diferentes estilos que les eran contemporáneos. El cimborrio gótico-plateresco es superlativo, como también lo son la escalera dorada renacentista, la sillería del coro renacentista, el retablo gótico, la tumba del Cid y de su esposa, el Santísimo Cristo de Burgos y como curiosidad, el famoso autómata del siglo XVIII que abre la boca mientras da las campanadas, llamado el “Papamoscas”. 

Va siendo hora de tomar el aperitivo y cerca de la Catedral iniciaremos una ruta de bares antes de irnos a comer para posteriormente acercarnos al Museo de la Evolución Humana. Para ello, saliendo de la Catedral hacia la Plaza Mayor está la calle Paloma, inmediatamente encontraremos el Bar Gaona, en la esquina dela calle Paloma con Diego Porcelos está El 22, Vinos y tapas, y girando a la derecha por Diego Porcelos está el bar Morito. Este bar hace esquina con la calle Sombrerería, donde podremos encontrar el Mesón Burgos, El Soportal, Pecaditos y también La Sirenita haciendo ya esquina con la Plaza Mayor.

Otra opción para esta escapada en Burgos, si cabe tan célebre como la anterior es caminar desde la Plaza Mayor por la calle San Lorenzo. Allí se localizan los bares Los Herreros, Casa Pancho, La Quinta del Monje, El Pez de San Lorenzo,… y podríamos extender la ruta hacia otras calles aledañas en las que se ubican la Tapería Royal, la Favorita o Donde Alberto…
Para comer numerosas son las opciones que se nos ofrecen en la capital burgalesa. Para disfrutar de un buen lechazo (cordero lechal asado) quizás podamos acudir a Casa Ojeda y como contraposición recomendaremos el restaurante vegetariano Gaia. Opciones menos tradicionales que la del lechazo serían Cobo Vintage, El 24 de la Paloma o El fogón de Jesusón (éste último está un poco más alejado del centro). Fuera de la ciudad, en la autovía hacia Madrid está el reconocido Landa Palace.

Campanario_Burgos.jpg

Una vez gozado de un buen yantar es tiempo de acercarnos al sobresaliente Museo de la Evolución Humana (MEH), el cual se sitúa al otro lado del río cruzando por el puente de San Pablo, donde se ubica la estatua del Cid Campeador (se cree que Rodrigo Díaz nació en Vivar, a tan solo 10km de la capital). El Museo fue diseñado por el arquitecto Juan Navarro Baldeweg para preservar e inventariar los restos arqueológicos de fama mundial hallados en el yacimiento burgalés de Atapuerca, declarado Patrimonio de la Humanidad, y que también están sirviendo como un nuevo gancho turístico en la provincia. Desde la inauguración del bello y funcional edificio en julio de 2010, éste ya cuenta con un número de visitantes que lo sitúa entre los más visitados de España.

Si preferimos algo más ligero, podríamos acercarnos al Museo de la Farmacia o al Museo de la Ciudad, sin olvidar las recomendaciones que dimos al inicio del post sobre el Monasterio de Santa María de las Huelgas o sobre la Cartuja de Miraflores. Como veis son muchas las opciones para una escapada en Burgos.

¡Sólo nos cabe desearte que seas muy feliz en tu paseo por Burgos

×

Su plan de viaje está vacío.