One moment …

EN ES
0

Vino tinto y la caida de los dientes. Nueva investigación

Hemos oído muchas veces que una copa de vino (especialmente tinto) es buena para la salud.

Son muchos los estudios que aportan datos en esta dirección y en los que se vincula vino y salud. El gran impulso a estos resultados se produjo a partir del impacto mediático en Estados Unidos de la llamada “paradoja francesa”. Esta paradoja mostraba a una población francesa, la que presentaba mayor consumo de vino en el momento del estudio, como mucho menos proclive a enfermedades cardiacas que la población americana. Aislados muchos elementos que podrían explicar el resultado, la investigación aportó luz sobre el posible impacto del consumo de vino.

El resultado beneficioso para la industria vinícola fue un crecimiento del consumo de vino en Estados Unidos. Difícil dirimir si se debió a esto o a otras causas adicionales, pero el consumo creció (y sigue haciéndolo).

En tiempos recientes se han repetido estudios sobre los efectos del vino, así como de otras bebidas como la cerveza. Es evidente que la investigación e importante, y no queremos aquí entrar en polémicas sobre si los estudios e investigaciones son más o menos interesadas.

Nos ha llamado la atención esta investigación reciente sobre el impacto del vino en la caída de los dientes. El estudio, y esto es algo realmente positivo en los tiempos de crisis que corren con recortes en áreas de investigación, se ha realizado en España. La Doctora Victoria Moreno Arribas del Instituto de investigación en ciencias de la alimentación del CSIC, ha publicado un estudio en el que se muestra el impacto positiva del vino tinto y el extracto de semillas de uva para evitar la caída de los dientes.

El estudio indica que el vino tinto, el vino tinto sin alcohol y el extracto de semillas de uva se han mostrado eficaces en laboratorio para eliminar una bacteria causante de la placa y en última instancia, la caída de los dientes.

Se trata sin duda de una buena noticia y es de esperar que si los resultados son concluyentes esto puede derivar en el nacimiento de productos dentales que contengan elementos vinculados a la uva tinta.

Como siempre, el consumo de vino debe ser responsable y con una clara vocación de disfrute del producto de forma moderada. No se nos ocurre pensar que la gente se vaya a poner a consumir más vino tinto por pensar que los dientes se benefician, o que haya gente que vaya a tener la ocurrencia de enjuagarse con vino… Un poco caro saldría el enjuague (salvo que fuera el resto de una botella no terminada) pero sí resulta al menos positivo el saber que mientras se disfruta de una copa de vino es posible que estemos haciendo un favor a nuestros dientes. Igual se ponen ahora de moda las sonrisas de color encarnado… Ya veremos.

×

Su plan de viaje está vacío.