One moment …

EN ES
0

Brexit y vino español

Hoy nos despertábamos con la noticia de la semana, del mes del año y quizá con una de las noticias más importantes de las últimas décadas. Poca era la información que daban unos y otros y de eso se quejaban millones de británicos antes del referendum, pero resultado está ahí. Reino Unido ha votado salir de la Unión Europea. ¿Y qué pasará ahora? Pues nadie lo sabe a ciencia cierta ya que algunos aseguran que nada cambiará respecto a la economía y que Reino Unido tendrá un sistema político más controlado por ellos y no por el Parlamento Europeo, pero en el sistema económico todo lo que se había logrado desde la Segunda Guerra Mundial desaparecerá. ¿Se crearán aranceles otra vez? ¿Deberemos realizar convenios económicos nuevos con las islas?

Muchas dudas pero al menos alguna certeza: las nubes no desaparecerán de sus tierras. Las vides no darán más grado alcóholico y sus pieles tendrán que seguir buscando el sol más allá de Albión para lucir bronceado.

Por otro lado están los que dicen que el Brexit no afectará las relaciones comerciales con los paises de la Unión y que el papel de Reino Unido se parecerá al de paises externos a la Unión como Suiza, Andorra o Turquía entre otros.

Lo que está claro es que las exportaciones se podrían resentir y sectores como el del Aceite de Oliva, el cárnico o el del VINO, que se sitúan entre los primeros puestos de las importaciones británicas desde España, aunque como ya hemos comentados, son hipótesis.

Reino Unido, país de vino... como consumidor

Aunque no ha sido nunca un país productor de vino en los últimos años el consumo de vino ha ido incrementándose hasta llegar a representar un 35% del consumo de bebidas alcohólicas en Reino Unido, muy cerca del consumo de cerveza. Además cerca del 60% de la población adulta de este país consume vino, pero ¿en qué nos va afectar la salida de la UE? Pues como hemos dicho antes, son todo hipótesis todavía. Lo que es cierto es que una posible devaluación de la libra frente al Euro (la evolución a medio plazo será sin duda una de las claves a seguir) implicaría que la compra de vino español para un importador británico sería más caro. La duda en estos casos es siempre qué parte de la cadena de valor (desde productores a consumidor final) se ve más impactada por esta realidad.

Por otro lado los posibles problemas creados por la salida de la Unión Europea afectará a todos los países productores de vino de Europa (principalmente Italia y Francia) ya que los posibles aranceles serán los mismos para todos, o el impacto del tipo de cambio será el mismo para todos. Así que el vino producido en nuestro país no estará en peores condiciones económicas que el francés o el italiano. En los últimos años la posición de vino importado desde España ocupaba las primeras posiciones en Reino Unido junto al vino francés, italiano o el chileno o el australiano, con lo que competencia tanto dentro o fuera de la UE no le faltará. En casos como los vinos chilenos o australianos habrá que seguir de cerca la evolución de los tipos de cambio.

El turismo, una buena baza ganada a pulso

España y su comercio vinícola debe preocuparse por el tema de impuestos, aranceles, etc, pero en el marketing España va a seguir contando con la importante ayuda de las visitas de británicos a nuestras playas. Es muy difícil imaginar nuestro país sin británicos en verano. Si bien el turismo es un escaparate de lujo para las exportaciones, es cierto también que no todos los tipos de turismo ayudan en este sentido. El vino y la gastronomía en general se deberían cuidar más en algunos destinos que todos tenemos en mente, al menos en aquellos lugares un poco más retirados de los enclaves que los británicos han conformado casi como un “Blackpool con sol”. Lejos de esta concepción está el turismo de calidad del que el enoturismo que fomentamos desde turismodevino resulta sin duda una pieza importante. 

Lo cierto es que vinos tan populares como Rioja o Cava lo conocen el 3 de cada 4 británicos y esto demuestra que la Marca España y sus productos están muy presentes en el conocimiento general de vino de los británicos. Dicho esto, es cierto que la percepción de la calidad del vino español es menor que la del vino italiano o francés para los británicos.

De lo que por el momento estamos seguros es que a pesar del Referendum, las islas británicas seguirán repletas de nubes que niegan el grado alcóholico a la uva, o el bronceado a sus pieles lechosas. 

×

Su plan de viaje está vacío.