One moment …

EN ES
0

Escapada a El Escorial desde Madrid

 

El Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial es sin duda una de las escapadas más interesantes cerca de Madrid. El Monasterio fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO el día 2 de noviembre de 1984. En este post vamos a repasar la historia de este edificio colosal. 

Érase una vez un emperador europeo muy poderoso llamado Carlos quien antes de morir dejó encargado a su hijo Felipe que construyera un monasterio en el que sus restos y los de su esposa Isabel ya fallecida pudieran descansar eternamente.

El_Escorial_patio_y_arcos.jpg

Su abnegado hijo siendo ya rey de España, Felipe II, se tomó muy en serio la voluntad de su padre y a tal fin procedió a contratar los servicios de uno de los mejores arquitectos de su época, Juan Bautista de Toledo, el cual comenzó inmediatamente a trabajar en los planos del edificio. El encargo del rey dejaba claro que debía ser un edificio enorme y severo puesto que debía combinar las funciones de monasterio, panteón real, palacio real y basílica.

Escorial-arboles.jpg

Ahora faltaba una localización para el excelso edificio y algo también muy importante: ¡un nombre! Respecto de lo primero hacía falta un lugar en el que abundara la materia prima que esta gigantesca construcción requería: el granito. Tras analizar varias opciones, se decidió que la ubicación sería en la Sierra de Guadarrama, en la cara sur del macizo central que recorre España de Este a Oeste. Respecto de lo segundo, un año antes del fallecimiento del emperador Carlos tuvo lugar la victoria de las tropas del rey Felipe en la batalla de San Quintín, el 10 de agosto de 1557, en el día de San Lorenzo, lo cual decantó la decisión hacia el nombre del citado Santo, resultando así el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.

Ayuntamiento_San_Lorenzo_el_Escorial.jpg

Se dice que el arquitecto, siguiendo los dictados del rey, diseñó un edificio colosal en su famosa “traza universal” siguiendo las descripciones que el historiador judeo-romano Flavio Josefo hizo del Templo de Salomón en siglo I d.C. Otros dicen que lo que se trató de representar es una gigantesca parrilla invertida como en la que San Lorenzo padeció su tormento. Lo que sí que está muy claro es que esta concepción arquitectónica severa suponía un hito pues se desmarcaba por completo del estilo dominante en la Europa de la época, el sobrecargado estilo plateresco y creaba una obra magna de estilo clásico renacentista desornamentado que tras su construcción se consideraría como la octava maravilla del mundo. Así que un tour al Escorial, a menos de una hora de Madrid, nos acerca a esta octava maravilla

Aunque nos andemos un poco por las ramas, creemos conveniente recordaros que las siete maravillas del mundo antiguo fueron las Pirámides de Giza en Egipto (la única que ha llegado hasta nosotros), los Jardines Colgantes de Babilonia (Irak), la Estatua de Zeus en Olimpia (Grecia), el Templo de Artemisa en Éfeso (Grecia), el Mausoleo de Halicarnaso en Bodrum (Turquía), El Coloso de Rodas (Grecia) y el Faro de Alejandría (Egipto).

Torre_iglesia_el_Escorial.jpg

Volviendo al Monasterio, podéis haceros una idea de su magnitud observando que su planta mide 207 x 162 m. Esto representa una superficie de 3,34 ha (8.24 acres) sobre las que se asienta el magno edificio que cuenta con 9 torres, 2.673 ventanas distribuidas armoniosamente, 1.200 puertas, 86 escaleras, 16 patios, 15 claustros y 13 oratorios. No queremos tampoco olvidarnos de sus 88 fuentes.

Juan Bautista de Toledo falleció al principio de la construcción pero otros arquitectos se hicieron cargo del proyecto, siendo especialmente célebre el último, Juan de Herrera, quién imprimió su estilo inconfundible al edificio: el estilo denominado “desornamentado”.

El_Escorial_Fuente.jpg

El monasterio ocupa toda la parte sur del edificio y fue concedido a los monjes Jerónimos aunque desde 1885 está ocupado por los monjes Agustinos. En cuanto al palacio está dividido en dos partes, el de los Austrias y el de los Borbones. Hoy en día es posible visitar ambos y disfrutar de sus magníficas estancias. Aunque sin duda los lugares que no te puedes perder son la escalera principal, por los frescos que hay sobre ella y por su diseño; la magnífica biblioteca real, de madera y mármol, con bellos frescos sobre los techos abovedados y dotada con más de cuarenta mil volúmenes de gran valor; la bellísima sala de batallas, en la que se representan la Batalla de la Higueruela, la de Isla Terceira y la de San Quintín; la basílica, que lo es por privilegio papal aunque no goza de planta basilical, sino que se distribuye en un cuadrado perfecto de 50m de lado, aunque se hubieron de hacer algunas modificaciones para ajustarse a la norma del Concilio de Trento según la cual todas las iglesias debían tener planta de Cruz Latina. Por último está el espectacular panteón real, donde reposan la mayoría de los reyes de España.

Calle_porticada_El_Escorial.jpg

Otra particularidad son las magníficas vistas de que goza el monasterio por su ubicación elevada a más de 1000m de altura, dominando hacia el sur las llanuras madrileñas, y envuelto hacia el norte por las montañas que miran hacia Ávila y Segovia. Es posible disfrutar de una vista impresionante de todo este escenario natural desde la Silla de Felipe II, lugar que usaba el rey para contemplar la evolución de las obras, que por cierto duraron un tiempo récord, 21 años.

Actualmente la gestión del monasterio es responsabilidad de Patrimonio Nacional siendo el segundo monumento con mayor número de visitantes en la Comunidad de Madrid (cerca del medio millón) sólo por detrás del Palacio Real de Madrid (que supera el millón).

Una estupenda escapada que os recomendamos sin duda.

 

×

Su plan de viaje está vacío.