One moment …

EN ES
0

Las mejores cosas para hacer en Rias Baixas

Cambiamos de costa y de nuestro anterior post con cosas para hacer en Valencia, nos movemos a la Costa atlántica, Galicia y sus famosas Rias Baixas. En este post os damos ideas para una de las muchas posibles escapadas en Galicia: Rias Baixas. 

Si estás preparando un viaje por Rias Baixas te recomendamos algunas de las mejores ideas para sacar todo el partido a tu tiempo.

Marisco y vino blanco de uv albariño son las señas de identidad de una región que destaca por su belleza natural y por su impresionante patrimonio histórico.

Tierra de pazos señoriales, de bosques misteriosos y leyendas, las Rias Baixas vinícolas nos proponen un itinerario desde la frontera con Portugal hasta la cercana Santiago de Compostela.

Empezamos nuestro recorrido por el Sur: tierra fronteriza con Portugal en la que el Miño se convierte en estuario y el verde de las laderas del valle se sumergen en el azul del rio, que llega limpio a su encuentro con el Atlántico.

1 La lamprea del Miño.

La lamprea es uno de esos grandes desconocidos culinarios. Tal vez su aspecto poco amigable la ha otorgado una mala prensa en algún momento, pero lo cierto es que quien la prueba, aunque sea cerrando los ojos, repite sin dudarlo. Es nuestra primera recomendación para quien se asome al Miño.

Rias_Baixas_-_Lamprea_en_Mio.jpg

2- De Valencia de Miño a Caminhia.

Continuamos nuestra escapada en Galicia, pero nos vamos por un momento al lado portugués, abandonamos por un momento las Rias Baixas para acercarnos a la otra orilla del rio…. Torres de vigilancia, fortalezas y murallas son fiel testigo de épocas hostiles, repletas de desconfianza. Los puentes han dejado atrás aquellos tiempos y hoy esta orilla portuguesa nos sorprende con sus preciosas Iglesias blancas y carácter marinero, con sus cafés en las plazas y sus deliciosos pasteles de nata. El bacalao , plato nacional, es también aquí plato obligado. La arquitectura civil hace uso de la misma piedra granítica que en el lado español, pero los edificios se recubren de azulejos de colores.  Merece la pena subir al mirador de Caminhia para contemplar el fin del Miño y el horizonte atlántico desde tierras portuguesas

3- Tui

Su impresionante catedral fortaleza, su plaza y el carácter señorial de los edificios del centro de la ciudad nos recuerdan el importante pasado de esta localidad. Hoy un aíre un tanto decadente se  observa en sus calles, que parecen recordar con melancolía tiempos pasados. Tui es de esas ciudades que nos hacen pensar en qué implica pasar de ser un referente fronterizo en una Europa sin fronteras. Tui es sinónimo de frontera y de reflexión sobre nuestra historia y presente

Post_Tui_en_Galicia.jpg

4- Bodegas del condado de Tea

A la sombra de Rosal y de Salnes, el Condado de Tea recibe su nombre del rio Tea, que muere en el Miño muy poco antes de que éste lo haga en el Atlántico. Los viñedos tienen orientación sur en su mayoría y descansan en laderas que en ocasiones alcanzan al mismo Miño. Paisajes preciosos que nos hacen pensar en la dificultad de la viticultura en tierras tan húmedas.

Quien esté en Rias Baixas debería al menos visitar una bodega. Rosal y especialmente Salnés son las opciones más recurrentes, y por esa misma razón queremos mencionar aquí las bodegas del Condado de Tea.

Rias_Baixas-_paisaje_viedos.jpg

5- A Guarda, el castro más grande de Galicia y el mirador de Santa Tegra.

La subida a este mirador es cita obligada en esta escapada, especialmente para amantes de la historia y de los bellos paisajes por igual.

Los celtas que aquí habitaron dejaron buena huella de su modo de vida en esta colina que se asoma al Atlántico, al Miño y a España y Portugal por igual.

A Guarda se ha convertido en un punto de parada gastronómica: la gente que sube a contemplar las vistas luego baja a comer marisco, o viceversa.  Los vinos aquí son de O Rosal, a apenas 10 minutos en coche. Una visita a sus bodegas es parada obligada-

Rias_Baixas-Castro_Sante_Tegra.jpg

6- La Carretera de A Guarda a Baiona por la costa atlántica.

Sin duda una de esas carreteras para disfrutar, pararse de vez en cuando y tomar una fotografía.  Bosques a la derecha, el océano a la izquierda y alguna sorpresa monumental esperan al viajero.

7 Baiona.

Pocos puertos pueden presumir de tanta protección natural al navegante y de tanta historia. Aquí arribó la mismísima Pinta y hoy podemos disfrutar de una réplica del navío que nos hace pensar en la dureza de la vida en otros tiempos. El Parador de Baiona es de esos que enamoran a los amantes de la Marca y la ciudad se asoma al mar con hermosos balcones. Un rincón mágico para una escapada gallega.

Rias_Baixas-_Baiona_y_su_puerto.jpg

8- Las Islas Cies y las islas de Ons.

Paraiso natural por excelencia, estas islas conforman un parque nacional (el de las islas atlánticas) en las que anidan una enorme cantidad de aves. Multitud de barcos ofrecen excursiones a las islas en los meses estivales.

Rias_Baixas-aves_islas.jpg

9 – Pontevedra.

Muchas veces olvidada, el casco histórico de Pontevedra sorprende por su enorme patrimonio y belleza. Una joya para descubrir con tiempo en un largo paseo.

10- Mariscos y vinos.

Presentes en toda la zona de costa y de interior, en los grandes restaurantes y en taperías y bares con menos pretensiones pero gran calidad de producto.  El amante del buen comer y el buen beber está sin duda de enhorabuena en Rias Baixas, no sólo por la calidad y cantidad del buen producto  que abunda, sino también por sus precios razonables (esperemos que esto dure) y por el ejemplar maridaje entre lo que el mar y la tierra ofrecen: marisco y vino albariño son uno de esos maridajes simplemente perfectos.

Arroz_con_cigalas_en_Rias_Baixas.jpg

O Grove es posiblemente el puerto de la zona que mejor refleja el espíritu marinero de las Rias Baixas. En su puerto descansan multitud de barcos de pesca que lo dotan de color y olor marino. O Grove es también lugar de contrastes: pueblo marinero que creció y se convirtió en ciudad, espacio natural de gran valor ecológico en parte de su costa, que también es muy concurrido por todos aquellos, veraneantes o locales, que deciden acceder a sus playas y abandonar el alborozo de la cercana SanXenso. O Grove es también zona industrial especializada en la depuración de mariscos y , por si todo lo anterior no bastara. puerta de entrada al lujo de la isla de la Toja…

Son muchas las razones para asomarse a Rias Baixas. Aquí hemos expuesto sólo un breve abanico que esperamos sirva como botón de muestra para quienes dudan, o simplemente no han pensado en acercarse aún. Más información en Turismo Galicia

¡A vuestra salud!

Rias-Baixas_viedos.jpg

×

Su plan de viaje está vacío.