One moment …

EN ES
0

Qué hacer en Salamanca en un día. Recorrido para un día


Salamanca es una de mis ciudades preferidas, y es que Salamanca tiene cierto embrujo y parece que al marchar, la ciudad tirara con fuerzas de tu espíritu y te pide que te quedes, o que vuelvas... En este artículo vamos a hablar de las cosas que hacer en Salamanca. Son muchas, pero la ciudad se puede recorrer muy bien a pie. 

Como en todos nuestros artículos de viajes con ideas para pasar un día, en éste de Salamanca también empezamos con nuestras 5 sugerencias. 

1- NUESTRO HOTEL FAVORITO. ¿Te imaginas darte un baño en una piscina en un tejado con vistas impresionantes de la Catedral o de Clerecía? Si el presupuesto no es problema pensamos que el mejor hotel para disfrutar de Salamanca es el Hospes Convento de Santa Clara. Es un hotel que refleja toda la esencia de Salamanca en sus estancias, patios y habitaciones. Si sólo piensas ir una vez a Salamanca. ENCUENTRA AQUÍ EL MEJOR PRECIO

2- MEJOR VALOR/PRECIO. El Salamanca Suite ofrece una excelente relación calidad/precio y tienen muy buena ubicación y estudios hasta para 4 personas.  ENCUÉNTRALO AQUÍ AL MEJOR PRECIO

3- Apartamento para familias o grupos. El Central quality appartment ¡Nos encanta la terraza! y tiene muy buena ubicación. En los últimos años han aparecido muchos más apartamentos, asi que si no están disponibles seguro que hay más opciones interesantes.  RESERVAR AQUÍ AL MEJOR PRECIO

4- Tour gratuito. Lo bueno de Salamanca y los tours gratuitos es que al ser una ciudad universitaria hay muchos buenos guías. Este tour realiza un recorrido parecido al que os recomendamos en este artículo. RESERVALO GRATIS AQUÍ

5- Restaurante recomendado

 

Salamanca es sin duda una de las joyas de Castilla León. La ciudad es conocida por su Universidad (la más antigua de España en activo). Por su majestuosa Plaza Mayor adornada con sus más de 80 medallones de personajes ilustres de la ciudad o que algún día cruzaron sus puertas. También es conocida por el puente romano, símbolo de la ciudad, por su gastronomía, concentrada en el mejor producto o el Museo Casa Lis. En este artículo,  además  de las cosas más famosas vamos a recomendar los mejores lugares para ir (para nosotros), algunos de los cuales no suelen salir en las guías.

Empecemos por algo importante y que nos prepara para entender de qué hablamos al mencionar Salamca, y es que su casco histórico de esta ciudad fue declarado como Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Plaza_Mayor_Salamanca.jpg

¿De qué siglo es Salamanca? Un poco de historia de la ciudad

Salamanca estuvo habitada por diversos pueblos situados en diferentes cerros por la ciudad actual. Aníbal en su expansión por Hispania conquistó Helmántica en su odisea de la conquista de Roma. Pero tras las Segundas Guerras Púnicas los romanos se adueñaron de la zona definitivamente.


De la época romana hay tres elementos básicos que siglos después se utilizaron en el urbanismo de la ciudad; La Vía de la Plata, El Puente Romano y la antigua muralla.

Ya con la caída del Imperio Romano, los alanos primero y posteriormente los visigodos se asentaron en la zona de Salamanca hasta la llegada de los musulmanes en el s VIII cuando los núcleos de población quedaron prácticamente destruidos y abandonados.

Fue ya con la reconquista cristiana en el s. X, cuando la antigua ciudad de Helmántica comienza a repoblarse de nuevo de la mano del Rey leonés Ramiro II. En el s XIII la Escuela Catedralicia cambia Estudios Generales, que años después pasaría a convertirse en la Universidad de Salamanca, la universidad más antigua que sigue en funcionamiento de España. Hemos de decir que la más antigua en territorio español (aunque ya no en funcionamiento es la de Palencia, creada en el 1212 en el antiguo Reino de León).


Durante los años tras la reconquista, Salamanca creció en importancia y así lo demuestran parte de los más impresionantes monumentos de la ciudad. La construcción de la Catedral Vieja y posteriormente la Catedral Nueva, La Plaza Mayor, La fachada de la Universidad o La Casa de la Conchas. Una vez asimilado un poco la historia de la ciudad comenzaremos el recorrido.

¿Qué ver en Salamanca?

El recorrido que os recomendamos lo comenzaremos por uno de los lugares con más afluencia de gente de la ciudad salmantina.

La Plaza Mayor

La plaza mayor de Salsamanca, cuadrada y cerrada, fue construida en el s XVIII por Alberto Churriguera, apellido muy importante tanto en la ciudad de Salamanca como en España por el estilo que puso su apellido, el churrigueresco. En esta plaza se encuentra el Ayuntamiento de la ciudad, el cual es el edificio más importante de la plaza. Aquí en la plaza se desarrollan todos los festejos de la ciudad tales como bailes, conciertos y actividades. No es raro ver a la Tuna dando vueltas por las diferentes terrazas de los bares y restaurantes cantando “clavelito”. Por toda la plaza podemos observar diversos medallones con efigies de personajes importantes de la historia que han vivido, nacido o simplemente pasado tiempo en la ciudad. Los cuatro lados disponen de diferentes medallones según la tipología de los mismos, como reyes y jefes de Estado.

Aquí nos encontramos desde el rey Alfonso XI de León a los Reyes Católicos y Felipe V. Una segunda fachada dedicada a caballeros y descubridores como El Cid, Fernán González, Cristóbal Colón o Francisco Pizarro entre otros. La tercera fachada nos muestra medallones de escritores, humanistas y gentes de letras como Miguel de Cervantes, Miguel de Unamuno, Antonio de Nebrija, Fray Luis de León o Teresa de Ávila.

La estructura de la plaza ha cambiado en los últimos años, ya que hace poco menos de un siglo en la zona central se situaba un quiosco de música el cual rodeaba una zona ajardinada.

PlazaMayorDia.jpg

Si salimos de la Plaza Mayor por la salida suroeste (Calle del Prior) y andamos un par de manzanas, llegaremos al Palacio de Monterrey primero y posteriormente si giramos a la derecha, a “Las Ursulas”, tal como se conoce al Convento de la Anunciación, de estilo renacentista.

Las Ursulas. Convento de la Anunciación de Salamanca

Este convento fue fundado en el s XV, pero podemos decir que el edificio actual no es el original, ya que éste se amplió dos siglos después. Justo enfrente del Convento podemos ver una de las casas con más leyendas e historias en sus paredes, La Casa de Las Muertes. Son varias las leyendas que asocian esta casa, en las que las historias siempre acaban en asesinato. Además, la decoración de la fachada no ayuda en absoluto a disipar estos macabros sucesos ya que ésta está decorada con calaveras.

Desandamos unos metros hacia el Palacio de Monterrey y continuaremos por la Calle de la Compañía, por la que al fondo podremos ver unas torres altas.

La Clerecía

Estas torres pertenecen a la Clerecía, justo al lado de la Universidad Pontífica de Salamanca. La Clerecía (antiguo Real Colegio de la Compañía de Jesús)  es más que la preciosa Iglesia con portada de tres cuerpos que se observa al llegar. En su interior está también el colegio, que tiene un bonito claustro. La Iglesia tiene en su interior un una única cuerpa coronada por una enorme cúpula (en ocasiones se ha especulado sobre su posible falta de resistencia para aguantar el paso del tiempo) y un retablo, también barroco con la imagen de San Ignacio, fundador de la Orden de la Compañía de Jesús. Además de la Iglesia y el Claustro se puede subir a las torres del Colegio Real de la Compañía de Jesús. Esta es la zona más alta de Salamanca lo que, unido a la altura de las Torres hace que se tengan desde aquí las mejores vistas de Salamanca.

La Casa de las conchas

Si bien la Clerecía es enorme, podríamos decir que empequeñece frente al edificio que se encuentra justo en frente suyo.  La conocida como Casa de Las Conchas es sin duda uno de los edificios más bonitos de la ciudad y una de las cosas que no puedes dejar de ver en Salamanca. Este Palacio de estilo gótico tardío. La construyó para su uso Rodrigo Maldonado de Talavera, un jurista de la Universidad de Salamanca y perteneciente a la Orden de Santiago, de ahí la decoración con conchas. Destacan su patio y sus arcos mixtilíneos, nada frecuentes de ver. Sin duda vale la pena entrar.

Casa_de_las_Conchas.jpg

La Universidad de Salsamanca

El siguiente lugar a visitar en Salamanca es la Universidad y para ello nos adentraremos por la calle Libreros, la cual era la vía principal de la ciudad y por la que pasaba la Vía de la Plata. En esta calle destacamos que estaba la vivienda de Unamuno, el cual fue el rector de la Universidad. Esta calle desemboca en una pequeña plaza en la que quedaremos boquiabiertos por la majestuosidad de la Fachada de la Universidad de Salamanca. LA fachade de la universidad de Salamanca, de estilo plateresco, combina infinidad de relieves que representan distintos adornos y efigies de los Reyes Católicos o Carlos I de España entre otros.

La Rana de la Universidad

Casi seguro que habéis oído hablar de la famosa rana. Si no es el caso, ahora os sacamos de dudas. La famosa rana de Salamanca están en la fachada de la Universidad. ¿Dónde está la rana de Salamanca? En el momento que lleguéis a la pequeña plaza (Patio de Escuelas) observaréis decenas de personas mirando embobados a la fachada. Esto no es porque les haya dejado pasmados el estilo plateresco en este edificio (que también). Probablemente estén buscando la tan famosa rana que se esconde tras los adornos tallados en la roca arenisca. Seguramente veáis puntiagudos dedos señalando alguno de los lados de la fachada y se escuche el “ya la he visto”. Buenos para que os sirva de ayuda buscad un símbolo que abraza a la muerte y quizás la descubráis. ¡No decimos más que algo de misterio tiene que tener vuestra búsqueda!

Siguiendo por la calle Libreros, girad a la izquierda en la primera callejuela que hay, a girar podréis contemplar una de las fachadas de la Catedral de Salamanca que más tarde podremos examinar detenidamente. Esta fachada también de estilo plateresco, como la mayor parte de los edificios importantes de la zona, nos muestra algunos de los pasajes religiosos como el nacimiento y la adoración de los Reyes Magos. A la derecha de la calle por la que veníamos podéis ver una estatua del Padre Cámara quien fue Obispo de Salamanca. No nos detendremos más por el momento en la Catedral (pero no os preocupéis, ¡en seguida volvemos a ella (-s)!

El archivo general de la guerra civil

Si rodeáis la torre de la Catedral y continuáis recto llegaréis a la calle Tentenecio por donde comenzaréis a bajar hasta el Archivo General de la Guerra Civil. Este edificio tiene una pequeña exposición y la entrada es gratuita. Si continuáis bajando llegaréis hasta el río Tormes y el famoso Puente Romano,

El Puente Romano

Símbolo de la ciudad y que nos acerca de inmediato el relato del Lazarillo de Tormes a la cabeza.. Desde este puente puede cruzar al otro lado para conseguir una de las mejores fotos de la ciudad. Nos podemos imaginar fácilmente que estamos en otros tiempos y ver cómo carruajes, caballos y campesinos se acercaban al puente para acceder a la ciudad. Desde este lugar Salamanca se muestra en su forma más elegante y ofrece una estampa que explica el por qué en su día decidieron establecer extramuros, en un edificio moderno, el Parador Nacional. El edificio, como otros paradores de este estilo (En Toledo o en Segovia) no merece la pena, especialmente si pensamos en la gran cantidad de edificios impresionantes en la ciudad. Las vistas, eso sí, son espectaculares. 

Puente_Romano_Salamanca.jpg

La Casa Lis

Justo al lado del Archivo General de la Guerra Civil puede encontrar otro de los museos más importantes y más visitados de Salamanca, La Casa Lis. Este museo de Art Nouveau- Art Déco es un oasis en mitad de Salamanca ya que se trata de un edificio de estilo Art Nouveau construido sobre una antigua muralla. En su interior destacan obras de arte de principio del s XX y sus salas construidas con hierro y vidrio dejan pasar la luz exterior creando colores en sus salas. Destaca la cafetería (una de las más bonitas de Salamanca) con una gran vidriera de colores que da a la fachada del río Tormes y es ideal para realizar un descanso durante su recorrido. Si desea puede tomar un café sin necesidad de visitar el museo, aunque personalmente lo recomendamos.

Saliendo de la Casa Lis y girando hacia la derecha continuaremos por la calle Patio Chico, por la cual nos encontraremos de nuevo con la Catedral. En este punto podremos ver exactamente las dos Catedrales. Y es que en el s XVI con el aumento continuo de la población en la ciudad salmantina, en parte por la llegada de nuevos estudiantes a la ciudad, los gobernantes y el arzobispado decidieron agrandar el templo para cambiar la catedral vieja por la nueva.

CatedralNuevaII.jpg

La Catedral de Salamanca

La Catedral vieja, construida en el s XII en estilos románico y gótico era demasiado oscura y pequeña para los pensamientos que circulaban por la ciudad con lo que poco después de su finalización en el s. XV se decidió derruirla para que Salamanca tuviera otro templo nuevo, luminoso y espacioso. Acordaron conservarla para utilizarla mientras se construía la nueva, pero una vez finalizada esta última, la vieja se quedó.

En la esquina de Patio Chico con Calle Arcediano se pueden contemplar ambas catedrales que parecen superpuestas una sobre la otra. En la catedral nueva destaca su decoración plateresca que combina muchos elementos gracias a la facilidad para realizar los trabajos (se decía que al trabajar la roca arenisca era tan fácil como trabajar la plata). Destaca en la puerta norte de la Plaza Anaya toda la decoración que rodea la puerta. En este lugar, como en la Universidad hay un elemento decorativo que puede confundir un tanto al visitante y es que nos encontramos con un astronauta o un dragón comiéndose un helado. Vamos, la típica decoración religiosa.

Churrigueresco_Catedral_de_Salamanca.jpg

El astronauta en la Catedral de Salamanca

Un astronauta, un dragón comiéndose un helado de cucurucho. Esto no cabría en una catedral del s XVI, pero Salamanca es diferente y aunque pueda parecer extraño hay una explicación. Algunos piensan que es algo que parece un astronauta o un helado, otros no saben hacia donde mirar. Lo cierto es que sí es un astronauta, lo que pasa es que no es del s XVI. En 1992 se realizó una rehabilitación de la fachada del templo y se dejó añadir al cantero algunos elementos nuevos, con la condición de que sean nuevos y contemporáneos de la catedral, con lo que el artista decidió esculpir un astronauta en sus muros. Quizás en unos siglos se piense que los astronautas eran de s XVI.

Astronauta_Salamanca.jpg

El Huerto de Calixto y Melibea

Volviendo a la esquina de Patio Chico con Calle Arcediano, si vamos por esta última calle llegaremos al Huerto de Calixto y Melibea. Los personajes de la obra de Francisco de Rojas, La Celestina tienen en Salamanca su pequeño nido de amor y en él podrás ver a las parejas de enamorados descansando bajo la sombra de los olivos. Muchos son los que deciden encadenar su amor al pozo, con un candado como símbolo y tirar la llave al fondo de éste. Nosotros personalmente no lo recomendamos ya que al desechar la llave estamos contaminando. Os aconsejamos una foto en el lugar con vuestra pareja.

En la Plaza de Anaya podremos admirar el tan llamativo astronauta que hemos comentado anteriormente y la Iglesia de San Sebastián, justo en frente, colindando con el Palacio de Anaya, hoy en día la Facultad de Filología.
Podemos volver hacia Plaza Mayor por la Rúa Mayor. Esta calle, llena de tiendas de souvenirs se llena por el día con las gentes que se dirigen arriba y abajo por el centro. Dejaremos la Casa de las Conchas a nuestra izquierda y seguiremos hasta llegar a la Calle Quintana. De camino, quizás podáis ver algunos establecimientos que vendan hornazo. Ya en la calle Quintana, podremos encontrar la iglesia más antigua de la ciudad, San Martín de Tours. Esta iglesia románica de principios de s XII está enclaustrada entre la Plaza Mayor y las casas colindantes. La entrada principal se encuentra en la Plaza del Corrillo y vale la pena echar un ojo.

Otro de los lugares de interés en Salamanca es el Convento de San Esteban, a las afueras de la que era zona amurallada y que se puede ver desde el Huerto de Calixto y Melibea.

¿Dónde están las mejores vistas de Salamanca?

Bueno, para contestar esta pregunta deberíamos volver a la Catedral y subir a la torre de ésta para poder obtener no sé si las mejores, pero una de las mejores vistas de la ciudad de Salamanca. El acceso se realiza por la parte exterior de la Catedral, por la Torre Mocha.

Desde la Clerecía, como habíamos comentado antes, también se pueden obtener unas fantásticas vistas del casco histórico.

La_Clereca.jpg

Si cruzamos el río Tormes, podemos recrearnos con las vistas que ofrece la ciudad vieja al otro lado del puente romano. La Catedral siempre impera en esta vista.

¿Qué comer en Salamanca?

Salamanca cuenta con una gran tradición gastronómica y en la gastronomía salmantina destacamos básicamente el gran producto que nos ofrece su tierra. Comenzaremos con todos los productos derivados del cerdo. Y es que la D.O. Guijuelo tiene un producto maravilloso. No es fácil andar por el centro de Salamanca y al oler el jamón recién cortado a cuchillo no pedirte un bocadillo o llevarte una ración para degustar mientras caminas.

El hornazo es una delicia de la ciudad y unos de los platos emblemáticos de la cocina castellano-leonesa para que los amantes de la carne se den un pequeño festín con la mezcla de diversos tipos de carne. Para los que no sepan de qué estamos hablando, el hornazo es una empanada de carne. Deliciosa.Hornazo.jpg

El queso de la zona de Arribes de Salamanca también es uno de los productos estrella de la gastronomía salmantina al igual que el vino que se produce en la D.O. Arribes de Duero. Variedades tintas como la tempranillo o menos comunes como Rufete o Juan García son utilizadas para crear los vinos de esta zona. También se hacen blancos con Malvasía, Verdejo y Albillo.

¿Dónde tomar algo en Salamanca?

Bares con clase, cafeterías eclécticas, bares temáticos. Todo esto y más podemos encontrarnos una tarde en Salamanca yendo de bar en bar (no hace falta tomar alcohol siempre). Comenzaremos nuestra ruta de hoy por uno de nuestros lugares favoritos:

Tío Vivo

Este curioso local tiene todos los alicientes para que te quedes, 1- asombrado y 2- quieras pedirte otra bebida para quedarte un rato más. Bar ecléctico donde los haya con una decoración sublime que nos hará pasar más tiempo observando que bebiendo. Y es que sus caballitos de tío vivo incrustados en la barra, los uniformes expuestos o el gran proyector de cine que se sitúa junto a las mesas hacen que sientas que estás en un plató de cine. Tampoco ayuda para que pienses lo contrario en gran cofre pirata siempre lleno de cacahuetes para que la bebida vaya acompañada siempre de un snack salado.

Calle Clavel, 3

ToVivo.jpg

Capitán Haddock


Para todos aquellos amantes del cómic Tintín, debemos deciros que Salamanca tiene un local apto para vosotros. Café oscuro lleno de cachivaches que en seguida reconocerás de los cómics de este periodista animado. Cuenta también con una terraza para tomar algo al fresco.
Calle del Concejo, 15

Plaza Mayor

Nunca es un problema decidir sentarse un rato en esta magnífica plaza para tomar un aperitivo o un café a media tarde. Podrás observar a la gente andar de un punto a otro y tal como dijimos anteriormente, igual la Tuna se acerca a cantaros algo y a saltar pandereta en mano. Es un lugar socorrido para descansar los pies.

Café Lis
Ya hemos hablado de él antes, pero es que cabe destacar de nuevo sus vidrieras, su estructura de hierro y su entorno.
Calle Gibraltar, 14

Vermutería Lilicook
Espacio vanguardista perfecto para tomar unas tapas o un aperitivo. Tienen un restaurante llamado Lilicook para comidas o cenas más formales. Uno de los mejores lugares en donde picar algo de Salamanca.
Plaza Saxmeros,7

Si tienes previsto acercarte para una escapada en Salamanca, puede que este post te haya servido para elegir ya que verás todo lo que Salamanca tiene que ofrecernos.

Esperamos que os hayan parecido interesantes estas ideas para pasar una escapada en Salamanca.  Si os ha gustado este post os recomendamos este con ideas y cosas que hacer en Soria

 

×

Su plan de viaje está vacío.