One moment …

EN ES
0

Las 5 mejores ideas para ir de tapas en San Sebastián

San Sebastián, Donosti, es quizás una de las ciudades con más encanto de la Peninsula y eso que hay muchísimas. Sin ser una ciudad de grandes monumentos, ni edificios milenarios, su enclave geográfico hacen de esta ciudad un destino de obligada visita tanto para españoles como para extranjeros. Vamos a hacer un recorrido para disfrutar del tapeo en San Sebastián y añadiremos unas propuestas interesnates de cultura.

Cosas muy recomendables en San Sebastián

- Únete a un Tour GRATUITO de la ciudad. Estos tours tienen muy buena valoración y podrás recorrer con ellos lo mejor de San Sebastián con un experto local. RESERVALO AQUÍ.  es un tour con super valoración y que se suele llenar así que te recomendamos lo reserves lo antes posible. 


En el post de hoy queremos ofrecerles una experiencia por la ciudad durante un día para llevarles a nuestros lugares favoritos. Si estáis buscando hotel o escapada en San Sebastián os recomendamos la que enlazamos, que incluye comida en una típica sidrería vasca. 

Una mañana llena de energía

Empezaremos la mañana y nuestro tour por San Sebastián con un buen desayuno en el centro de la ciudad en la cafetería Koh Tao en la calle Bengoetxea. Este local vintage ofrece muy buenos desayunos y un gran café. Decorado con mobiliario vintage, con cada silla diferente a la anterior, es el lugar perfecto para relajarte durante el desayuno. Fruta, yogur, bollería, zumos y una tostas de aceite, tomate y a la que puedes añadir jamón ibérico, con un pan riquísimo.
Aprovechamos para re-organizar la visita de hoy sentados en los cómodos sillones y saboreando el intenso café.
Tras recobrar energías nos dirigimos a la Alameda para visitar el mercado bajo el complejo La Bretxa. En el mercado podréis encontrar los productos más frescos de la zona, amén de productos gourmets para poder llevarte a casa tales como conservas, aceites y especias.


En la parte exterior del mercado encontrarás varios puestos con verdura y fruta fresca. Seguimos por la Calle Aldamar hasta llegar al número 3 y allí encontramos la enoteca, Goñi Ardoteka, en la que podremos encontrar vinos del País Vasco, pero también de otras zonas.

Peines_del_viento_-_San_sebastian2.jpg


Un poco de cultura en San Sebastián

Continuamos con nuestra escapada por San Sebastián. Abandonamos Goñi Ardoteka con un Txakolí bajo el brazo y continuamos andando por San Vicente hasta descubrir la iglesia con su mismo nombre en la que giraremos a la derecha para toparnos con la plaza Zuloaga donde nos encontramos el Museo San Telmo. Este museo se encuentra en un antiguo convento del siglo XVI. Tras la “Desamortización de Mendizábal” el edificio se convirtió en cuartel militar, hasta que el ayuntamiento de San Sebastián lo compró en 1932 para ampliar el museo municipal abierto treinta años antes.


En la actualidad el museo nos muestra a través de un recorrido histórico la cultura vasca además de la economía de la región. Un museo muy recomendable para entender mejor la cultura vasca.

Salimos del museo para continuar admirando las maravillosas vistas que nos ofrece la ciudad mientras damos un paseo. Decidimos rodear el monte Urgull. Para ello giramos a la izquierda a la salida de San Telmo y volvemos a girar a la izquierda por la Calle San Juan hasta toparnos con el Mar Cantábrico. Desde esta posición si giramos la cabeza a la derecha, nos encontramos el edificio del Kursaal y la playa de Zurriola. El primero es el edificio moderno que alberga el Palacio de Congresos y en el que se celebra el Festival de Cine más reconocido de España, con el permiso de Málaga. La segunda es la comunmente llamada playa surfera de San Sebastián, situada en el barrio de Gros el cual está separado del centro de la ciudad por el río Urumea.

Plaza_San_Sebastian2.jpg


Nosotros nos dirijiremos hacia la izquierda para ir rodeando el monte Urgull y la fortaleza que descasa sobre éste. El paseo nos permite contemplar las aguas del Mar Cantábrico, escuchar las olas rompiendo sobre las rocas que se situan a nuestros pies y respirar el aroma salado del mar que nos invita a relajarnos en un día soleado. El recorrido hasta el puerto dura unos 20 minutos. Por el camino encontraremos la escultura de Oteiza, Caja Vacía.

Llegó la hora de comer en San Sebastián...Pintxos

Bien es sabido que tanto San Sebastián, como sabe bien quien haya hecho un viaje al País Vasco, en lo que se caracterizan es en la buena gastronomía y en sus pintxos. Vayas donde vayas encontrarás largas barras llenas de exquisitos pintxos entre los que costará elegir uno, dos o más. Hoy os propondremos algunos de nuestros lugares favoritos y aunque sé que me dejaré varios...el estómago abarca lo que puede.


Llegamos al puerto tras el paseo desde el Museo y la vista es espectacular. Las barcas que brillan con sus colores marineros atrapan el crujido de su madera al golpe de las olas.


Nos adentramos en el Casco Viejo por la Calle Puerto y a escasos metros de la entrada a través de la
“puerta” de la calle tenemos nuestra primera parada. La mejillonera es un lugar concurrido donde se dan las 3 “Bs” Bueno-Bonito-Barato. Nos ofrece una gran oferta de mejillones, bravas y calamares. Nada más, aunque, ¿para qué más?... de momento.

Salimos de La Mejillonera hacia la derecha y giramos a la izquierda en la primera calle (Kale Nagusia). Ahi encontraremos varios restaurantes, pero nos decidimos por Sirimiri. Aquí tendrás la opción de probar unas croquetas de txipirón esquisitas, además de su seleccionada barra de pintxos, todo bien acompañado con una buena copa de vino. Seguimos en dirección a la Iglesia de Santa María y si de frente a la Iglesia, giramos nuestros pies 180 grados tendremos una de las postales de San Sebastián. A lo lejos podremos distinguir la Catedral de la Ciudad, situada a 1 km de distancia.

Si podemos lograr entrar en el bar de la derecha, Atari Gastroteka, podremos disfrutar aparte de su barra de pintxos frios, de pintxos calientes como croquetas de jamón o bacalao, carrilleras o bacalao confitado, entre otros.
Y continuando con nuestra ruta de pintxos por las calles de Donosti nos adentramos en la parte más innovadora de la comida vasca, los pintxos de A Fuego Negro. En este concurrido local de tapas en San Sebastián podremos disfrutar de “su” versión de calamares/chipirones en su tinta. Las Black Rabas. Por la calle de Agosto caminamos entre bares a uno y otro lado de la calle. Txuleta, La Cuchara de San Telmo, La Viña y más, pero nosotros nos vamos a dirigir ahora hacia la Plaza de la Constitución para, primero descubrir esta increíble plaza escondida y segundo para tomar otro pintxo típico.

La primera razón, la cultural nos lleva a la Plaza de la Constitución, lugar de festejos de los que destacan ante todo Santo Tomás, el 21 de Diciembre y la Tamborrada cada 20 de Enero. Si en la festividad de Diciembre os encontráis por la capital guipuzcuana podréis deleitaros con un bocado muy especial, el talo con chistorra. Pero vamos a centrarnos en la parte histórico-cultural. En el momento que entramos en la plaza podremos observar unos números en cada balcón. No identifican os númerosde las casas, ni son las habitaciones de un hotel. Se encuentran ahí ya que antiguamente la Plaza se utilizaba como coso taurino y los balcones que podrás observar eran los palcos a alquilar. Nosotros sin embargo vamos a continuar nuestra aventura gastronómica en dos nuevos lugares. Si vamos a Ganbara en la Calle San Jerónimo, podremos disfrutar de un plato de setas y foie. Un espectáculo! Si elegimos Tamboril, en la esquina de la Plaza Constitución con la calle Arrandegui podemos disfrutar de un pintxo de Txampis con su toquecito picante, pero si ya habéis tomado las setas de Ganbara, os aconsejo los pimientos rellenos.

Sabemos que hay muchos más lugares de pintxos en San Sebastián que elegir, pero nosotros queremos mostraros una pequeña muestra de toda la oferta que nos brinda San Sebastián. Siempre se pueden descubrir más lugares por la noche, pero ahora debemos acabar nuestro recorrido de pintxos con un dulce y nos dirigimos a la Viña en la calle 31 de Agosto. Aquí podremos disfrutar de una de las mejores tartas de queso que puedas probar a lo largo de tu vida, así que aprovecha la oportunidad que nos da Donosti.

Una tarde para relajarse

Y es que después de tan copioso menú lo que apetece es relajarse con las mejores vistas, con un café o una copa de vino. Y esto lo podemos hacer a lo largo de la Concha, quizás una de las playas más bonitas del país. Por cierto, os recomendamos este otro artículo con las mejores ideas y cosas que ver en San Sebastián en un día

Desde el Ayuntamiento hasta el Peine de los vientos, pasada la playa de Ondarreta, disponemos de casi 3 kilómetros de paseo para andar primero por la Concha y tras el túnel del Palacio de Miramar, por Ondarreta. A lo largo de este paseo podemos tomarnos un café en las selectas terrazas que hay.

Una vez en Ondarreta seguiremos por el paseo hasta toparnos con la pared del Monte Igueldo y las extrañas esculturas de hierro oxidado. No son otras que el peine de los vientos de Eduardo Chillida.

Para acabar la tarde de un modo espectacular vamos a volver por nuestros pasos para dirigirnos al funicular de Igueldo. Al pasar el Club de Tenis giramos a la derchas hasta encontrar al fondo el Funicular. El billete de i/v cuesta poco más de 3€ y sale cada 15 minutos. Desde lo alto, las vistas son espectaculares y además de las vistas, en la época de verano tiene un encanto especial ya que dispone de un mini-parque de atracciones trasladado desde Sevilla hasta Donosti tras la celebación de la Exposición Iberoamericana de 1929.

Tras bajar, podemos volver al centro en autobús que para justo a la entrada del funicular, o bien caminar de nuevo. Si es que un paseo no viene mal para hacer hambre.

Y es que San Sebastián nos ofrece desde museos, playas, gastronomía, buena gente y lugares impresionantes.

Ya sabes si tienes pensado ir a San Sebastián o te gustan nuestras ideas, b usca tu escapada ideal y a disfrutar.

David Peris

Si os ha gustado este post os recomendamos este otro con las mejores cosas para hacer en Soria

×

Su plan de viaje está vacío.