One moment …

EN ES
0

Vino y San Valentín. Ideas

Pocas cosas pueden resultar más románticas en una mesa que un mantel blanco, la luz de una vela y el reflejo de ésta sobre una botella de vino. Podíamos estar perfectamente ante una postal de San Valentín. La realidad es que el agua es buena para reflejar un rostro, pero una copa de vino es perfecta para el reflejo de dos… tal vez sea por el color rojo. El vino se bebe con moderación, y es cierto que es fantástico para catalizar conversaciones interesantes. Si uno piensa en la cerveza, tal vez piense en fútbol… pero una cena romántica bien merece dos copas y una botella de vino. Sin duda.

Ahora que quedan pocos días para que llegue San Valentín, nos atrevemos a dar unas recomendaciones para “maridar” vino y celebración de San Valentín de la mejor manera posible.

Si vas a cocinar, lo primero que deberías pensar a la hora de pensar en un vino es cómo irá con la comida que tienes en mente. Lo mismo ocurre si vas a un restaurante.

Algunas ideas. Si por ejemplo quieres pasar una velada de San Valentín en un restaurante de cocina mexicana no te consueles con beber cerveza… un vino espumoso como el cava va de maravilla con el picante de este tipo de comida. Lo mismo ocurre con muchos platos orientales, con los curries, etc. Las burbujas se fundirán con el picante de la comida de una forma armoniosa muy agradable.

El rosado suele ser una opción muy típica para San Valentín, se debe sin duda a que es un color que se repite en muchas notas de amor… El rosado no es sólo para el verano. De hecho, en España, contamos con la suerte de tener vinos rosados con mucha extracción. Esos vinos son perfectos para platos de pasta, o para platos de salmón. El mejor vino para maridar con salmón es el pinot noir, pero no hay muchos vinos con este tipo de uva en España, así que un rosado con mucha extracción seguro que va de maravilla.

Es propio de San Valentín terminar la cena con un postre de chocolate. Los chocolates son sin duda uno de los regalos más usados para esta celebración. Rosas y chocolates… Un vino dulce, y por favor que nadie se confunda con los “vinos de abuela” a los que mucha gente se refiere al hablar de vinos dulces, son perfectos para combinar con chocolate. En España tenemos claros ejemplos de vinos dulces de mucha calidad realizados con uva verdejo, o tintos con Monastrell de la zona de Jumilla que, juntados en la boca con el chocolate resultarán en una explosión de sabor.

El tinto es el vino posiblemente más calmado. Podemos imaginar a parejas más asentadas, conversando tranquilamente sobre lo que ha sido y lo que será…. Eso sí, cada uno con sus gustos. Si bien resulta simpática hacer la analogía entre la edad del vino y la edad de una relación que festeja por San Valentín, lo cierto es que cada cual tiene sus gustos y su bolsillo… Pero eso sí, recomendamos a todos disfrutar en moderación con una cena que se acompañe, de una botella de vino, y si algún romántico quiere escribir un mensaje en la etiqueta, ¡bienvenido sea!

×

Su plan de viaje está vacío.