One moment …

EN ES
0

Famosos con bodegas: El vino y los famosos

¿Qué tendrá el vino que atrae tanto a tantos famosos?

Muchos son los famosos de diversas áreas del show-business o los deportes que han decidido invertir en el sector vinícola. Actores, deportistas, cantantes, toreros, diseñadores, periodistas... todos tienen en común el éxito que han cosechado (y en algunos casos que siguen cosechando), en sus respectivas actividades. En algún momento de sus caminos, de forma que en ocasiones sorprende por no existir vinculación o tradición familiar, buscan introducirse en el mundo del vino. Algunos simplemente se han limitado a invertir adquiriendo acciones de bodegas, mientras que otros han apostado más fuerte decidiendo elaborar su propio vino. La involucración de la persona en cuestión es mayor en el segundo caso, no cabe duda.

Uno de los casos más conocidos y recientes y en los que más implicación tiene el famoso en cuestión es en la Bodega Iniesta , propiedad del jugador Andrés Iniesta. Elaborar su propio vino fue un sueño familiar que viene de años atrás, ya en la década de los noventa el padre del jugador plantó diez héctareas de viñedos. Este sueño se vio culminado en el año 2010, cuando finaliza la construcción de su bodega y se elaboran los primeros vinos procedentes de sus vides. La bodega se sitúa Albacete, en la finca “El Carril” que cuenta con 120 hectáreas de viñas y que se ampara bajo la DO Manchuela. Su situación privilegiada entre la Meseta y el Mediterráneo le lleva a disfrutar de unas condiciones perfectas para el cultivo de la uva gracias, entre otros factores, a los contrastes de temperatura que se producen entre el día y la noche. Andrés no ha desaprovechado la oportunidad de regalar a compañeros de club y selección botellas de sus bodegas para dar a conocer su vino entre ellos.

Uno de los famosos que lleva más tiempo implicado en el mundo del vino es Roberto Verino. A principios de los años noventa decidió invertir en la construcción de una bodega en su tierra natal, Galicia. Lo que empezó como una simple inversión se ha convertido en una pasión para el diseñador. La bodega Gargalo se sitúa a los pies del castillo de Monterrei y cuenta con 8 hectáreas de viñedos. Sus vinos se distribuyen principalmente en España aunque aproximadamente un 20% de su producción está destinada para el comercio exterior.

Antonio Banderas también se ha implicado de manera importante en este sector al comprar en el año 2009 el 50% de la bodega Anta, momento en el que pasó a llamarse bodega Anta Banderas. Se sitúa en Villalba del Duero, Burgos, en pleno corazón de la Ribera del Duero y cuenta con 235 hectáreas de viñas que se reparten en dos fincas. Entre sus vinos podemos destacar el tinto a10, elaborado combinando uvas cabernet sauvignon, merlot y tempranillo que reposa en barrica de roble francés durante doce meses. El actor malagueño, aprovechando su fama en Estados Unidos, ha promocionado en más de una ocasión los vinos de su bodega, obteniendo como resultado que gran parte de sus exportaciones se destinen al mercado americano.

Cambiamos ahora de tercios y nos movemos al mundo de los cantantes. La pasión de este cantante por el mundo del vino viene de años atrás, Julio Iglesias se enamoró definitivamente del vino al probar un Chateau Lafite cosecha del 61. En los años 70 y 80 su afición aumentó y consiguió una buena colección de botellas, aunque afirma que “me molesta pagar más de 50 dólares por una botella”. En el año 2000 pasó de ser consumidor para convertirse en productor y aceptó la propuesta de la bodega Montecristo para convertirse en socio de la bodega. Situada en la Ribera del Duero tiene como objetivo la producción de entre 250.000 y 300.000 botellas anuales. Entre sus socios también cuenta con otras caras conocidas como Pedro J. Ramírez. Julio Iglesias reconoce que cada vez que la agenda se lo permite, aprovecha para acudir a las catas que se realizan en la bodega para degustar sus vinos y comprobar su evolución.

Una de las iniciativas que contó con más rostros conocidos fue el proyecto 14 viñas para construir una bodega y distribuir sus propios vinos. Encabezado por el exfutbolista Manolo Sanchís a él se unieron muchos futbolistas de la Quinta del Buitre, Butragueño, Michel, Martín Vázquez y otros rostros conocidos de otros campos como Miguél Bose. El proyecto comenzó con mucha ilusión, Casalobos era el nombre del vino. En el año 2009 se vieron obligados a realizar un concurso de acreedores voluntario debido a una deuda de cinco millones de euros.

Muchos otros famosos están implicados en participaciones en bodegas entre los que podemos destacar Imanol Arias (Cepa 21), Emilio Aragón (Martúe en La Guardia, Toledo) Bertín Osborne, a quine sin duda no le falta apellido bodeguero, es propietario de la bodega Conde del Donanio, Fran Rivera (Liba y deleite), Joan Manuel Serrat (Mas Perinet).

En el panorama internacional parece que también está de moda invertir en vino y famosos tan conocidos como Angelina Jolie, Brad Pitt, David Beckham y uno de los más implicados en la elaboración como es el actor Gerard Depardieu, quien tiene verdadera pasión por la enología y cuenta entre sus amigos a expertos del más alto nivel.

¿irá a más esta tendencia y vinculación de famosos con el vino? Es difícil decirlo. Es muy agradable ser propietario de parte de un proyecto enológico y poder disfrutar del mismo, desde la relación con la tierra hasta el trabajo en bodega. Los casos que más éxito plantean son aquellos en más allá de la idea de “tener una bodega” el implicado tiene verdadera pasión por el vino y su cultura. Como en cualquier otro proyecto, no sólo el dinero hace posible que se alcancen metas. Debe de existir un proyecto de verdad, nacido de la ilusión. Los próximos meses nos irán contando si más o menos famosos se deciden por invertir en la elaboración de vinos de calidad. Esperemos en cualquier caso que, si se deciden, obtengan unos vinos “de película”.

×

Su plan de viaje está vacío.