One moment …

EN ES
0

Barcelona, los mejores locales para un paseo gourmet por el Born y El Gòtic

Este post es contribución de David Peris

Mayo en Barcelona y amanece un día soleado. De esos que animan a cualquiera a salir de casa ataviado con camiseta llamativa y gafas de sol. Es temprano y me decido a salir por el Born, a redescubrirlo otra vez, y ya van…Sin duda uno de mis barrios favoritos de la capital catalana. Alejado del barullo de Ramblas, fuera de peligro de los tan duros golpes de turistas de dos metros de altura que exhiben camisas hawaianas a medio abrochar y con la tranquilidad de entretenerme comiendo y comprando sin la necesidad de darme codazos por la Boquería. No, hoy dejo de lado la zona del Liceu y me adentro en una zona más tranquilidad donde la paz del mercado se ven interrumpida para llegar a mi primera parada.

Y es que  he salido tan rápido a la calle que ni he desayunado, pero bueno eso no es gran problema para el lugar al que me dirijo. Bar Joan, dentro del Mercat de Santa Caterina será la primera parada de la ruta. Café, bocadillo de tortilla de calabacín y una “bomba” para subirle a uno la moral de buena mañana y la rojez de tez una vez introduzco el primer bocado de esta rica y típica “tapa” catalana, embadurnada del picante del all-i-oli y el chile. El bocadillo de tortilla suaviza y deja el sabor dulce del calabacín en mi paladar. Buen comienzo.

Barcelona_mercado_blog.jpg

Por el mercado es obligado darse una vuelta para poder deleitarse con la espectacularidad de los pescados, comprar productos de calidad y frescos o simplemente por dar una vuelta por los pasillos anchos y limpios. Te recomendamos sinceramente pasarte por OliSoliva, en donde podrás encontrar una gran variedad de aceites de oliva de toda España y los cuales podrás catar con una gran explicación. 100% recomendable.

Salgo del mercado para dirigirme hacia la Calle del General Álvarez de Castro en la que casi al final a la derecha me encuentro con la tienda de “Llegums Cuits” en la que hay una gran muestra de legumbres tanto secas como cocidas.

Barcelona_legumbres_mercat.jpg

Se dice que es típico que los niños a la salida de la escuela compren cucuruchos de garbanzos cocidos a modo de snack. Yo sinceramente nunca lo he visto. Giro a la izquierda y tomo el primer callejón a la derecha. El barrio se ha desarrollado en los últimos años en torno a las comunidades inmigrantes y es posible encontrar junto a panaderías típicas de pueblo, carnicerías “halal” o fruterías exóticas. Todo vale para este barrio y ciudad multicultural. Y si están cerca de una de las joyas de la ciudad catalana, mejor aún. Al llegar a la Calle Sant Pere Més Alt y girar a la izquierda, descubrimos a una horda de turistas con sus respectivos guías (humanos y/o en papel), admirando al edificio de la esquina, seguramente haciendo una parada cultura en su "Barcelona tapas tour". Éste nos es otro que el tan encumbrado y pisoteado por unos pocos, Palau de la Música Catalana. Una obra maestra del modernismo catalán que aún hoy día me deja asombrado. No quiero ni pensar los que lo vean por primera vez.

Retrocedo en sentido al Born por Via Laietana para volver al corazón del Born. Otra opción sin duda sería dirigirse en la dirección contraria por Calle Sant Pere y acudir al Museu de la Xocolata, en donde se puede descubrir la historia desde la perspectiva de este delicioso dulce. Ya solo entrar y respirar el aroma a cacao vale la pena, pero si entras en el museo, además de descubrir la historia de las tradicionales “Monas de Pascua” podrás comerte la entrada. Y esto es literal, ya que cuando compras la entrada del museo te dan en la taquilla en vez de un ticket de papel, una chocolatina. Pero hoy, como ya he comentado, iremos de vuelta al corazón del Born, y éste no es más que la Iglesia de Santa María del Mar. Iglesia de estilo gótico del s.XIV que fue sufragada por los trabajadores del puerto y marineros, a diferencia de la catedral que se construyó al tiempo, aunque ésta se asociaba a la nobleza, monarquía y clero. Los vecinos del Born, así pues crearon su particular “Catedral”. Tras una breve visita, os recomiendo visitar “La Botifarreria” en la Calle Santa Maria. Este negocio comenzó hace más de un siglo como charcutería, pero fue la actual familia la que la convirtió en los años cincuenta en el lugar que es hoy. Y es que ya el simple hecho de entrar en este espacio lleno de delicatessen regionales, es un placer para el olfato y ya te digo yo que si compras…para tu paladar. Aquí podéis encontrar todo tipo de butifarra catalana. La tradicional, con manzana y curry, setas, queso de cabra y un largo etcétera. Aunque también podréis comprar diferentes fiambres curados. Yo personalmente compro Xolis, mi favorito, aunque hay todo tipo de chorizo, fuet, payesa, quesos nacionales e internacionales, Ah! Y siempre está lleno este lugar.

Barcelona_botifarra_blog.jpg

Salimos de esta tienda hacia la derecha para tomar la calle Montcada y tras unos primeros pasos me detengo en un lugar típico y mítico del Born y de Barcelona. El Xampanyet. En este pequeño local decorado como hace décadas encuentras uno de los ambientes más únicos de Barcelona y todo esto regado o con un vino de la región como vinos del Priorat o de bodegas del Penedés o incluso algún cava o bien con una rareza de producción propia. Un vino espumoso llamado xampanyet, el cual le da nombre al establecimiento. Bueno, bonito y barato. Al salir, siempre podéis hacer una visita al museo Picasso de Barcelona, ya que se encuentra en la misma calle.

Giro a la izquierda para adentrarme en el Gòtic y tomar un dulce merecido. En esta parte de la ciudad he descubierto con el paso de los años varias cosas. Una que se me hace cada vez más difícil transitar por algunas de las calles que hay por aquí debido a las masas de gentes que las inundan. La segunda, es que existen pequeños lugares escondidos los cuales ocultan algunos secretos gastronómicos.

Justo entre el Passeig de Colon y la Catedral, nos encontramos con un lugar ideal para los niños y para los no tan niños. Una tienda de caramelos en los que el cliente puede ver en directo como transforman el azúcar en divertidas piruletas o caramelos con formas extrañas. Papabubble, en el Carrer Ample. Pero si los caramelos no son lo tuyo y eres más de chocolate, conozco el lugar ideal para ti. La Bombonería Fargas en el Carrer del Pí. Está situada cerca de otra charcutería famosa, La Pineda, que lleva atendiendo al público desde 1930 y en la que podrás tomarte un vino degustando los productos de la tienda, si es que te has quedado con hambre.

Y aquí es donde acabamos nuestro paseo gourmet por el centro de Barcelona. Espero que la selección de locales en el Born y El Gótic te haya resultado interesante.  Si os quedáis con ganas de más recordad que podéis realizar diferentes tours por los alrededores de Barcelona, como visita bodegas en Penedés, tapas, o hacer un curso de cata en Barcelona. ¡Hay tantos buenos locales entre los que elegir!

×

Su plan de viaje está vacío.