One moment …

EN ES
0
3 días en Rioja

Escapada de 3 días en Rioja

 

Una de las ventajas de trabajar en una agencia de turismo de vino es que, de vez en cuando, te toca también hacer alguna escapada también. Hace poco tuve la oportunidad de disfrutar una escapada de tres días en Rioja, repleto de comida fantástica, vinos espectaculares y muchos recuerdos inolvidables. 

Si estas planeando una viajecillo a Rioja, puedes ver nuestras escapadas a Rioja aqui.

Como ya he dicho, el viaje duró 3 días. Los dos primeros días dormí en Logroño y el tercero en Haro. Especialmente si llevas coche propio, Logroño es un gran sitio desde el que operar si vas a visitar la región. Es la capital de Logroño y su ciudad más grande también y tiene muchas cosas para ver y hacer sin llegar a ser una metrópoli grande agobiante. 

Llegué a Logroño en tren desde Madrid, un tramo hasta Zaragoza en AVE, y desde Zaragoza en Alvia. Desde luego es una forma comodísima y rápida para llegar a Logroño. La estación está muy cerca del centro de la ciudad y si necesitas taxi desde ahí, siempre hay alguno aparcado a la entrada para llevarte a donde necesites. Mi hotel en este caso estaba a escasos minutos de la estación.

  

Día 1 - Logroño

 

Después de hacer el “check-in” en el hotel tocaba la primera visita en Bodegas Franco-Españolas. La bodega está situada justo a las afueras de la ciudad, cruzando el Río Ebro.

Bodegas Franco Españolas es una bodega relativamente grande de estilo tradicional que ha estado produciendo vinos en la región durante más de 150 años. La entrada puede hacerte pensar que es más moderna de lo que realmente es, con su tienda y zona de cata, pero una vez empieza el tour, y desciendes a la bodega, ves realmente la historia de la misma. Cuenta con inmensa despensa subterránea donde maduran lentamente los vinos. Cómo curiosidad, Bodegas Franco Españolas producía algunos de los vinos favoritos del escritor Ernest Hemingway. Una vez acabado el tour se procede a la cata de 4 de sus vinos: un blanco, un crianza, un reserva y un gran reserva.

Después de la cata, crucé de nuevo el río de camino a la famosa Calle Laurel. La Calle Laurel y la Calle San Juan son dos de los puntos más importantes de Logroño. Las dos son famosas por sus bares de pinchos, cada una de las cuales tiene su pincho estrella, que maridan a la perfección con los vinos de la región. Llegada la noche La Calle Laurel Y la Calle San Juan suelen estar repletos de gente y es sin duda la zona de más “vidilla” en Logroño. En mi caso, la comida consistió en un menú degustación de 5 platos de cocina típica riojana, postre y una botella de crianza para acompañarlo todo. Me fui del restaurante a punto de estallar, jurando que no volvería a comer jamás, pero misteriosamente acabé de vuelta en la calle Laurel es a noche para cenar.

Día 2 - Lagurdia 

 

Después de desayunar en el hotel puse rumbo hacía Laguardia. Este pequeño pueblo medieval es una de las joyas de la Región de Rioja. Esta situada en la zona de Rioja perteneciente al País Vasco, la llamada Rioja Alavesa y aún conserva su muralla construida en 1164. Es un lugar de mucha relevancia histórica en la región y tiene una concentración altísima de bodegas incluyendo algunas de las más importantes de toda Rioja (Yisios, Campillo, Artadi, etc.)

 laguardia.jpg 

Si quieres saber más sobre Laguardia puedes consultar este orto artículo.

Des pues de un pequeño paseo por las estrechas calles de Laguardia, era hora de la primera visita del día en Bodegas Carlos Sampedro Pérez De Viñaspre. Aparte de producir un vino excelente Bodegas Sampedro destaca por su extensa bodega estilo Cueva que serpentea bajo la superficie. La cueva en si tiene más de 600 años y durante 300 ha sido usada como bodega y la familia Sampedro Pérez De Viñaspre lleva produciendo vino 500 años. El Lagar se encuentra en medio del pueblo y la única manera de tener más sitio para guardar el vino fue cavar hacia abajo. La bodega llega a mas de 7 metros de profundidad donde se crean las perfectas condiciones para conservar las barricas. La cata al final del tour consiste de tres vinos escogidos para ilustrar la variedad que ofrece la bodega.

La siguiente parada, a las afueras de Laguardia sería en Bodegas Luis Alegre que, aparte de tener un vino excelente, tiene un restaurante espectacular con vistas a su viñedo. Regentado por el chef Beñat Ormaetxea ofrece una comida excelente y unas vistas inmejorables del paisaje riojano. Comida excelente, vino excelente, experiencia única.

 comida_en_laguardia.jpg 

De Lagurdia fui a Haro donde pasaría mi último día en Rioja.

Día 3 - Haro 

 

Haro, cómo Laguardía, tiene una concentración muy alta de bodegas de renombre. Muga, CVNE, Lopez Heredia, etc. están todos a 5 minutos andando el uno del otro. La razón principal para esto es que Haro esta directamente al sur de Bilbao, casi en línea recta. En antaño había un tren que iba directamente desde Haro hasta Bilbao con el cual se transportaba vino al puerto de Bilbao. Desde ahí se distribuía a toda Europa. En un momento de su historia Haro fue considerada como la capital mundial del vino y disfrutó de una época de esplendor impresionante, fue una de las primeras ciudades de España en contar con luz eléctrica e incluso cuenta con una sede del Banco de España. Cuando andas por el pueblo aún se pueden ver antiguos palacetes y Château, reliquias de esta época de opulencia.

Si quieres saber más sobre Haro puedes consultar este artículo

El punto más importante es el barrio que rodea la estación de trenes, conocida apropiadamente como el barrio de la estación. Aquí se concentra un gran número de las bodegas de renombre de Haro.

Mi primer tour del día fue en Muga. Muga es una de las grandes bodegas de Rioja que se enorgullece de ser una bodega que observa minuciosamente las tradiciones vinícolas de la región. Usan tinos de roble cuándo hoy en día es mucho más común el aluminio, clarifican el vino con claras de huevo, cuentan incluso con su propia tonelería donde construyen a mano sus propios barriles.

La cata en Muga consiste de 4 vinos, uno blanco y tres tintos escogidos para enseñar la variedad que consiguen usando unos métodos tan a-priori restrictivos.

Después de Muga, tocaba Roda, que se encuentra a escasos 3 minutos andando. Roda es una bodega más pequeña y boutique, con algo más de encanto. Cuentan con una cueva espectacular donde duermen sus vinos y producen además un aceite de oliva de gran calidad. Su wine bar es moderno y estilizado que contrasta con la antigua cueva. Tienen también un precioso balcón para catas y eventos privados que tuve la suerte de poder visitar.

Lopez Heredia Viña Tondonia es vecino de Roda y cuentan con su famosísimo wine bar diseñado por la arquitecta Zaha Hadid que también merece la pena visitar.

Del Barrio de la Estación Sali camino a la Herradura de Haro en el centro del pueblo. Este es el mejor lugar en Haro para tomar algo, sentarse en una terraza y relajarse. Yo iba de camino al restaurante Bethoveen II, uno de los mejores restaurantes que puedes encontrar en Haro. Aquí disfrute de otra magnifica comida de comida tradicional riojana con clara influencia vasca, acompañado por un reserva que recomendó la casa.

Antes de volver hacía mi hotel me asegure de comprarles vino a toda mi familia y amigos que me habían exigido un souvenir de mi viaje.

El próximo día volvía Logroño para coger el tren hacía Madrid.

No había estado antes en Rioja y a medida que escribe este articulo y recuerdo el viaje solo me entran ganas de volver.

×

Su plan de viaje está vacío.