One moment …

EN ES
0
Letras de Haro en lo alto de la localidad

Cosas para hacer en Haro en un día

Haro es la Capital del vino en Rioja. Este título no es un simple capricho, sino que se basa en la cantidad de metros cuadrados de bodega que pueblan la localidad.

La ciudad es una visita obligada para los amantes del vino. Su barrio de la Estación es no sólo parte de la historia del vino de Rioja y España, sino que, además, da cita a marcas prestigiosas de vino.

Barrio_estacion_Haro.JPG

Pero Haro es más que su barrio de la Estación (volveremos a él un poco más abajo) Hay más bodegas en Haro que las que se dan cita en “La Estación” y hay además muy buenos restaurantes, iglesias interesantes, una preciosa plaza y hasta un museo de escultura al aíre libre.  Empecemos.

Os recomendamos empezar el día en la Plaza de la Plaza o Plaza del Ayuntamiento. En parte porticada, es un buen lugar para tomarse un café al sol e una de sus terrazas. El quiosco del centro es todo un símbolo de la localidad, así como también lo son las barricas que se dan cita en el ayuntamiento.  Algunos edificios con sus miradores nos y las piedras de sus paredes nos hablan del esplendor de Haro tiempos atrás. En la plaza nos encontramos la oficina de información turística, donde nos podrán dar información de la apertura de algunas de sus bodegas, o de las atracciones más interesantes.

Ayuntamiento_de_Haro.JPG

 

De la Plaza de la Paz nace la calle Santo Tomás. Antes de llegar a ella nos encontramos con el enorme mural de “los borrachos”, otro de los símbolos de Haro.  Frente a él una de las esculturas en bronce que conforman un verdadero museo al aíre libre en el que destaca en una rotonda un enorme racimo de uvas.

Borrachos_de_haro.JPG

La Calle de Santo Tomás es parte de la conocida como Herradura. Esta es la zona tradicional de pinchos de Haro. Alzando la vista en Santo Tomás nos encontramos con la espléndida estampa de la torre de la Iglesia de Santo Tomás. La Iglesia aglutina el gótico tardío, el plateresco, barroco (su torre) y el estilo renacentista. Su torre sirvió de inspiración para otras torres riojanas, como la de la concatedral de Santa María la Redonda en Logroño, o la de la catedral de Santo Domingo de la Calzada. Normalmente se puede visitar a partir de las 11:00 con una parada al mediodía. Lo mejor es preguntar por las horas de apertura en la oficina de turismo.

Iglesia_Santo_Tomas_haro.JPG

Os recomendamos bordear la iglesia de Santo Tomás para disfrutar las vistas del valle y el barrio de la estación desde un mirador que se encuentra detrás de la iglesia.  Desde aquí podréis ver de cerca las letras de Haro que, emulando a las famosas letras de Hollywwod se pueden contemplar en lo alto al llegar a Haro desde el Norte o desde el barrio de la Estación.

Estas calles céntricas de Haro nos muestran una ciudad con un pasado y una historia muy importante, pero con un pasado reciente un tanto decadente. Junto a magníficos palacetes de piedra nos encontramos con edificios semi-derrumbados. En esta zona de Haro solía haber bodegas que elaboraban vino y ocupaban los túneles que pueblan las entrañas de esta ciudad. Pero las bodegas abandonaron el centro, al igual que en muchas otras localidades vinícolas, en busca de un entorno más eficiente para elaborar el vino. Un ejemplo de esta realidad lo tenemos en bodegas Martínez Lacuesta, que del centro se traslado a las afueras de Haro. Se mantiene todavía algún ejemplo de ese pasado de bodegas en sus calaos, como el caso de la bodega que ostenta el restaurante Terete.

Si bien el barrio de la Estación está muy vinculado a Haro, ya hemos comentado que hay más bodegas en la ciudad que las que pueblan el “barrio”. Ramón Bilbao es un buen ejemplo de éstas, así como también bodegas Carlos Serre, o la mencionada Martínez Lacuesta.

Pero el barrio de la Estación merece mención aparte y es visita obligada durante un día en Haro.  Bodegas Muga, Cvne, Gómez Cruzado, Roda, Rioja Alta, López Heredia  y Bodegas Bilbainas se aglutinan en este peculiar barrio de bodegas. Entre ellas las vías del tren.

tren_de_Haro.JPG

No es casualidad que todas estas bodegas decidieran instalarse en este enclave. El transporte de vino por vía férrea hasta Bilbao y su puerto sirvió para el fuerte desarrollo de la economía del vino riojana. La historia del vino en Rioja está muy vinculada a la plaga de la filoxera en Francia y a la bajada de empresarios franceses en busca de vino mientras la plaga azotaba sus viñedos. De esta búsqueda surgieron colaboraciones y el conocimiento de los bodegueros de Burdeos se traspasó a las nuevas bodegas riojanas.

Os recomendamos aparcar el coche en el gran parking del barrio de la Estación (frente a bodegas Cvne) y daros un paseo por el barrio. Algunas de estas bodegas tienen zona de recepción donde podréis pedir un vino por copa. Pero es mucho mejor realizar una visita y así aprender no sólo de la elaboración y crianza de los vinos de Haro, sino también de una parte fundamental de la historia del vino de España.

Bodegas_en_Haro.JPG

Si tenéis tiempo y piernas que gusten de andar os recomendamos daros un paseo por el borde del Ebro. El rio pasa al lado del barrio de la Estación y saliendo de éste desde bodegas Roda nos podemos encontrar un agradable camino que, entre viñedos primero y pegado al Ebro después, discurre hasta la bonita localidad de Briñas.  Éste será sin duda una de los momentos más agradables del día, sobre todo si el tiempo acompaña. Una de las cosas que podéis echar de menos al visitar las bodegas del barrio de la Estación es el viñedo. Con esta caminata que os proponemos compensaréis con creces esta desventaja. En cualquier caso, en caso de que no queráis caminar, muy cerquita de bodegas Bilbainas podréis disfruta de viñedo.  

Volviendo al Barrio y a su importancia económica, lo fue tal, que el banco de España tuvo sucursal en Haro. La localidad disfrutó también de tendido eléctrico en sus calles mucho antes que el resto de ciudades de España.

Tren_en_Haro.JPG

Es hora de comer y Haro cuenta con un buen número de opciones para todos los bolsillos. Os recomendamos uno de nuestros productos que combina visita a una bodega y comida en el centro de Haro. En este post tendréis también mucha información de restaurantes locales.

De vuelta al centro de Haro, el Museo del Torreón presenta un pequeña pero interesante colección de arte contemporáneo de artistas locales. La torre es el único vestigio de la antigua muralla de la ciudad que, por su situación elevada y cercana al rio ofrecía un buen lugar de refugio y vigilancia para un asentamiento.

Entre los edificios que merece la pena visitar en Haro nos encontramos el museo Bretón, que da cita a la actividad cultural local y que es un ejemplo vivo del relevante pasado de Haro. De ese mismo pasado nos hablan palacetes como del de Paternina 8en la plaza del ayuntamiento, el edificio en que se ubica la oficina de turismo), el del los Condes de Haro, el de Bezara y otros.

Os recomendamos también, ya sea para hospedaros o para tomar un café o comer, el hotel los Agustinos. Ubicado en un antiguo convento el hotel nos ofrece un perfecto lugar de descanso en su precioso claustro.

Os recomendamos que echéis un vistazo a nuestra sección de hoteles en Haro.

¡Disfrutad de la capital del vino! Más información en Turismo de Haro  y en Turismo la Rioja sección Haro

×

Su plan de viaje está vacío.